HNC Home Page
News Business Arts & Life Sports Opinion Calendar Archive About Us
ONE TWISTED SISTER: Musician Dee Snider flashes the devil's horns to the crowd at Monster Circus, a rock mecca in Vegas. Click Arts&Life or a link to story. / Photo by Ben Hansen, special contributor

Today's word on journalism

May 8, 2009

The Last WORD


The Fat Lady Sings, Off-Key, Drools

At about this time every year, like the swallows to Capistrano or the buzzards to Hinckley, Ohio, the WORD migrates to its summer musing grounds at the sanitarium —St. Mumbles Home for the Terminally Verbose.

The reason is clear, and never moreso than as this season —the WORD's 13th —peters out.

It's been a fraught year of high palaver and eye-popping transition, both good and not-so-much. An interminable presidential campaign saga finally did end, and in extraordinary and historic fashion. Meanwhile, the bottom and everything that's below the bottom fell out of the economy, with families, homes, entire industries and —of particular interest to WORDsters and the civic-minded —dozens of daily newspapers ("I don't so much mind that newspapers are dying--it's watching them commit suicide that pisses me off." --Molly Ivins). . . all evaporating. What replaces them, from the individual to the institutional to the societal? Are we looking at a future of in-depth Tweeting?

As any newsperson or firehorse knows, it's hard to turn your back on day-to-day catastrophe --we just have to look at the car wreck. But even the most deranged and driven need a rest. As philosopher Lilly Tomlin once observed, "No matter how cynical you become, it's never enough to keep up."

So this morning, as a near-frost hovered over northern Utah, the unmarked van pulled into the driveway and the gentle, soft-spoken men in the white coats rolled the WORD out of bed and into a straitjacket for the usual summer trip to St. Mumbles, where the blathering one will be assigned a hammock and fed soothing, healthy foods --like tapioca, dog biscuits and salmon --while recharging the essential muscles of cynicism, outrage, sarcasm, social engagement and high-mindedness, in preparation for the next edition.
Summer well, friends.

Speak up! Comment on the WORD at

http://tedsword.
blogspot.com/

Feedback and suggestions--printable and otherwise--always welcome. "There are no false opinions."

Suficiente hombre como para caminar una milla con los zapatos de ella

Escrito por: Amanda Mears

10 de abril, 2009 | "2-4-6-8 apoyamos el fin de las violaciones."

Ese era el grito que se podía escuchar alrededor del campus el miércoles en la mañana procedente de un mar de hombres luciendo sus tobillos peludos y deportivos con sus jeans enrollados con algo en común ­ todos usaban tacones de mujer.

Con el fin de elevar la conciencia acerca de las víctimas abusadas sexualmente, el grupo de USU de Información sobre el Abuso Sexual y Contra la Violencia (SAAVI por sus siglas en inglés) llevó a cabo en el campus el evento internacional "Camina Una Milla Con Los Zapatos De Ella." Según el sitio en Internet www.walkamileinhershoes.org, calzando tacones y marchando por una causa, los hombres pueden hacer la diferencia alrededor del mundo. A pesar de eso Nick Oliverson, un alumno de trabajo social, dijo haber venido en apoyo debido a los premios, que incluían una tarjeta de regalo de $100 para el grupo más grande y otra para el más entusiasta, nada mal.

A las 9:30 a.m., mientras la mayoría del cuerpo estudiantil que despertaba y marchaba a clases, un grupo de chicos esperaba en fila el calzado apropiado para empezar su marcha a favor del cese de las violaciones, los asaltos sexuales y la violencia de género.

Luego de que cautelosamente escogiera un par de tacones de un cajón marcado como "talla femenina 12-13," un participante hizo muecas al tiempo de ponerse un par de ellos de color fucsia.

"No creo que esta sea mi talla," observó.

Mientras, Oliverson camina con facilidad en el pasillo del TSC en sus entallados marrones con tacones de 3".

"Debo admitir que esta no es la primera vez que uso tacones," dijo Oliverson entre risas. "Me he vestido para el Show del Terror de la Imagen de Rocky, así que ya he hecho esto antes."

A pesar de su experiencia, Oliverson reveló que todavía no estaba preparado cuando resbaló con sus tacones, la mañana que los usó por primera vez.

"Luego de ponerme los zapatos mi primer pensamiento fue solamente ‘Wow,’" dijo Oliverson. "No reconocía todo el peso que estaban soportando mis dedos, supongo que ni siquiera pensé en lo doloroso que resultaría el estar caminando así durante todo el día."

Oliverson dijo que desde el principio se involucró con la SAAVI porque estaba buscando una oportunidad para servir y sintió que esa era una buena causa. A pesar de ser la primera vez de Oliverson en Camina Una Milla En Los Zapatos De Ella, dijo haber hecho todo lo posible para ayudar al evento por creer en la causa.

A pesar de los susurros y miradas de estudiantes que pasaban por el TSC, Oliverson dijo que de ninguna manera se sentía incómodo por la reacción de la multitud.

"Ayuda el que mis amigos me apoyen," expresó Oliverson. "Mi amigo Dan vino y está caminando conmigo su primera milla."

Dijo Oliver que mientras caminaban, la mayor parte del diálogo se centró alrededor del miedo a caer.

"Él me capturó una vez cuando resbalé, eso fue bueno," expresó Oliverson. "Hubo una ocasión donde dije, si me caigo vendrás conmigo al suelo."

A pesar de que los comentarios que provenían de los que caminaban la milla que iban desde "esto se siente bien" hasta "Hombre, estas cuestiones matan," Oliverson dijo que la mayoría de los "tipos con tacones" deberían autonombrarse afortunados ya que la experiencia con los tacones termina con la caminata.

Horas antes de completar la etapa de la primera milla, la cual empezó a la 10:20 a.m., Oliverson expresó que fue difícil el trabajo de inventar cuentos, vender camisetas y dirigir el tráfico ­ todos con los tacones puestos.

"Si yo fuera una chica usara tenis todo el tiempo," expresó Oliverson. "Todo lo que puedo decir es que luego de esto definitivamente voy a casa a ponerle hielo a mis pies, tal vez a sumergirlos en sal de Epsom."

Traducido por: Anavel Alcantara

MS
MS

 

Copyright 1997-2009 Utah State University Department of Journalism & Communication, Logan UT 84322, (435) 797-3292
Best viewed 800 x 600.