HNC Home Page
News Business Arts & Life Sports Opinion Calendar Archive About Us
AN AGGIE LINE: USU cheerleaders perform during the Aggies' final exhibition game. It's time to cheer for basketball. / Photo by Brianna Mortensen

Today's word on journalism

Friday, November 10, 2006

Q&A with Ed Bradley:

Q: What single issue should be covered more at CBS News?
A: Foreign news.

Q: Have you ever been assigned a story you objected to? How did you deal with it?
A: When I first started in New York at WCBS radio, the assignment editor automatically assigned any story that had a minority in it to me. I objected to being typecast and told him if I didn't get a variety of stories -- as other reporters did -- then I would take it up with the news director.

Q: If you were not in news, what would you be doing?
A: If I had the talent, I'd play bass guitar and sing in a kicking band.

--Ed Bradley, reporter, "60 Minutes," died yesterday of leukemia at age 65 (2006)

El fútbol americano de los Aggies es como un perro viejo cuyo fin ha llegado -- hay que dispararlo

Escrito por Tyler Riggs

El 4 de octubre | De vez en cuando, es necesario disparar a un perro enfermo. Para los fanaticos de Utah State no es sorpresa alguna que el equipo de este año esta la esta pasando mal.

Durante los primeros cuatro partidos, los Aggies han logrado siete puntos, y esos vinieron en el segundo cuarto del primer partido contra la Universidad de Wyoming.

Contra Arkansas, una potencia del sur: Nada.

Contra Utah, un rival del mismo estado: Huevo.

Contra la Universidad de Brigham Young: Dona.

Ay, la humanidad!

No estamos diciendo que se prohíbe que el equipo tenga dificultades, solo que consideren esto: Actualmente, los entrenadores del equipo ganan combinados unos $700,000 al año. Es como si fueran $100,000 por cada punto que se ha logrado en los primeros cuatro partidos.

Casi 8 millones de dólares del dinero pagado por los estudiantes esta siendo utilizado para construir una nueva instalación de casilleros y entrenamiento- una instalación que a lo mejor no será disponible a los estudiantes regulares.

Mientras tanto, el numero de estudiantes asistiendo a los partidos se esta achicando, apoyo esta mas bajo que nunca, y el numero de jugadores siendo metidos presos por problemas fuera del campo de juego esta mas alto que nunca. Algunos dirían que dichos problemas están aconteciendo como resultado de la calidad de jugadores que entrenador Brent Guy ha tenido que reclutar para darle vuelta al programa.

Puede ser eso. O puede ser que fútbol americano de División 1-A no puede tener éxito en Logan.

Piense en equipos bien establecidos por toda la nación: la Universidad de Ohio State, la Universidad de Texas, y la Universidad de Southern California tienen populaciones enormes de que pueden atraer fanáticos.

Y aunque no haya una populación tan grande, tal como el caso de la Universidad de Wyoming en Laramie, la tradición- y el apoyo de una Legislatura llena de ex estudiantes- puede ayudar mucho.

Utah State no tiene, y a lo mejor no tendrá en el futuro, esa suerte. No tendr án esa suerte porque tienen que competir directamente con la Universidad de Utah por fondos, e indirectamente con BYU, las dos siendo escuelas a que muchos mas de Utah son leales.

Muchas personas que lamentan la situación en que están los deportes de USU, particularmente el fútbol americano, se refieren al argumento del "pollo y el huevo." Fútbol de buena calidad en USU no puede pasar sin buenas instalaciones. Estas no vienen sin dinero, y el dinero no viene sin el apoyo de los fanáticos. Es claro que el apoyo de los fanáticos no viene sin un equipo que gane.

Y así hemos pasado por el círculo completo.

Los que apoyan el equipo se preguntan cuando la comunidad va a levantarse y pagar unos dólares para ayudar al equipo, pero tal vez una pregunta mejor seria cuando van a disparar los partidarios a este perro moribundo?

Es una buena analogía. El fútbol de USU es como el perro que tenias de niño; el perro que tenia algunos días buenos, pero la mayoría del tiempo se sentaba en el patio, el único movimiento siendo una vuelta pequeña de la cabeza cuando pasaban los carros. Esta enfermo, y se le debe morir.

Así es el fútbol americano de USU.

Es cierto que con ese perro, es posible que hubiera algún nivel de atención veterinario que pudiera rescatarlo, y con suficiente dinero, es posible que se le podría redimir al equipo de USU.

Así nos deja con dos opciones: O los miembros de la comunidad necesitan levantarse y ayudar a los estudiantes a darle fondos al programa, o necesitan quitarle la miseria al programa. Después de todo, acaso a alguien le guste ver mientras se le da tanta pena cada semana a un equipo en que son invertidos millones de dólares?

CW
MS

Copyright 1997-2005 Utah State University Department of Journalism & Communication, Logan UT 84322, (435) 797-1000
Best viewed 800 x 600.